Breve lección de Historia

A veces sueño con tocarte

con toda la ternura de que un hombre es capaz.

En verdad para ti tengo algunos años

nací en el 416 en el reino Visigodo,

-en Toledo para ser más exacto-.

Antes, nos habían echado del paraíso,

tú desnuda,

Dios no entendió mi debilidad por tu cuerpo

que comí como una manzana

de agridulce sabor. Sigue leyendo