“Hay en mi corazón furias y penas”

Hoy tengo el corazón y sus palabras

un poco más mortales, sin atarse

una hebra, ceniza  sin marcarse

que espera por tu lengua que lo abras.

Neblina tengo y miel para tus cabras

que suben a mis  riscos para amarse

y me hacen trillos, piedras sin tocarse

se despeñan al eco que me labras.

Trébol a cara o cruz, solo el destino

de estrellar su ternura, plata y ave,

cimbrando ramas altas del camino.

Hoy tengo el corazón, madero grave,

perdida su esbeltez de azul marino,

sin tu braza y señal para mi nave.

2 pensamientos en ““Hay en mi corazón furias y penas”

  1. Anda pensamiento mío,
    llora por la vecindad,
    lamenta que la Ciudad
    es un pasillo vacío.
    Ante tanto desafío
    y carencia de cultura,
    la caída será dura
    contra el duro pavimento,
    anda, avisa pensamiento
    a Esther y a Mujer Perjura.

  2. Todo en paz, nada se mueve,
    silencio, todo está en calma
    ni en el parque aquella palma
    muestra un movimiento leve.
    El cuatro noventa y nueve
    es un sitial de quietud
    y en callada magnitud
    cotidiano y ordinario
    vendrá otro aniversario
    sin tradición ni virtud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s