Los calendarios sobre mí

Hoy es cumpleaños y cae sobre mi el peso de otro calendario. Se va otro año de la vida y con él días de insatisfacciones, alegrías y plenitud.

A cierta edad comienzan a  preocupar los calendarios, como si la rapidez en deshojarse fueran una premonición de que la vida pasa inexorablemente, deja sus marcas y la sensación de que ayer éramos tan jóvenes…. y hoy bordeamos esa zona de nadie en que el tiempo es dueño y señor de todo.

El viento y solo el viento hace volar los calendarios y estos, en el remolino de sus hojas, arrastran todo lo que encuentran a su paso.

A cierta edad todo es vertiginoso, comienzan a ser borrosas las imágenes de la niñez, aunque luego, a mayor distancia, regresan con sus tonos más claros y precisos.

El hombre inventó su propia trampa cuando creó los calendarios; puede que sin ellos el tiempo no existiera y anduviésemos sin ninguna edad precisa, engañando a la muerte, con su reloj de arena trastocado. Pero el ser humano necesita preverlo todo, cronometrarlo, ponerse plazos que luego se apresura en cumplir, precisamente con los cumpleaños.

Desde el inicio mismo de algunas culturas se conoce el uso de los calendarios. No se habían descubierto aún elementos vitales para la existencia y ya era un enigma la misteriosa sucesión de días y noches, la puesta de sol y los amaneceres.

Tan importantes son, que los almanaques se han ido convirtiendo poco a poco en expresiones artísticas de un refinado y policromo gusto. En ciertos días invernales proliferan en diversos formatos, colores y en los lugares más inauditos que uno pueda imaginarse.

Hay quien colecciona almanaques, los conserva con el mismo celo que el Dios Cronos trenza la madeja del espacio inagotable. Coleccionar calendarios es ir al pasado en un vuelo de fantasía. La cartulina amarillenta y las imágenes en sepia son la señal más clara de que ya pasamos por allí y nunca más regresaremos.

Ya deshojé otro calendario, de esos que dan cierto pavor porque recuerdan con insistencia que “el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s