Rafael Daniel

Rafael Daniel.

Rafael Daniel.

Rafael Daniel tiene una vida como un personaje de novelas del siglo XVIII: obrero de la construcción, boxeador, maestro, cantante de cabaret y  malogrado actor se confiesa un amante de la vida, que en cada momento hizo lo que debía.

De una larga trayectoria en la prensa, que incluye trabajos en los tres principales medios informativos, Rafael Daniel recibió el premio provincial de Periodismo Tomás Álvarez de los Ríos que se otorga por vez primera a periodistas con una obra importante e  ininterrumpida.

Más de 200 premios hablan elocuentemente de una  existencia dedicada al periodismo por el que recibe a diario muestras de cariño y respeto de sus coterráneos.

Rafael Daniel es fundador del periódico Escambray y de Centrovisión Yayabo y se muestra indeciso  a la hora de escoger cual medio de prensa prefiere para realizar su trabajo; manifiesta que los tres tienen sus encantos: A la prensa escrita le agradece su formación, a la radio la magia del sonido, y a la televisión lo sugerente de una imagen.

Rafael Daniel siempre es noticia, verlo llegar a cualquier sitio, buen cubano, dicharachero, con ese sentido el humor y esa simpatía que lo caracteriza es todo un acontecimiento. Su  desenfado en el vestir es otro de sus rasgos característicos.

Pero ojo: Detrás de esa apariencia displicente se esconde la mirada inquisidora de un periodista con oficio, inquisidor e incansable a la hora de llegar a la noticia y exponerla críticamente.

Rafael Daniel es un espirituano auténtico, amante de las tradiciones ha dedicado parte de su obra documentalística a recoger la cultura local y sus principales exponentes.

A esto se suma su trabajo en Internet, su constante peregrinar por el mundo de la informática haciendo amigos y dando a conocer nuestra cultura.

Por allí anda, por nuestras calles, Rafael Daniel, amistoso, con su sempiterna sonrisa saludando a todos. Los premios y los homenajes no lo hacen cambiar un ápice. Continúa siendo un espirituano común y corriente, detrás de la noticia, eso lo hace con toda la dedicación: la misma que puso un día en la construcción, en la canción o en el magisterio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s