…“Dile que pienso en ella”….

Proyecto de escultura a Teofilito de Félix Madrigal.

Proyecto de escultura a Teofilito de Félix Madrigal.

A los espirituanos nos identifica una canción: Pensamiento de Rafael Gómez Mayea “Teofilito”. 

Nacido en el seno de una familia humilde desde muy temprana edad, quien luego sería un gran trovador se inclinó por la música, para integrar en un futuro agrupaciones de esta ciudad. 

La vida de Teofilito no se apartó mucho de lo cotidiano en los demás cantores: Serenatas, bares, obras por encargo y un trasnochar constante, tratando de ganar el sustento diario.

Canciones para alegrar o entristecer a los demás, cobradas en efectivo, como si la música y las composiciones que lo inmortalizaron tuviesen algún precio razonable.

Fue esa una época clave para la promoción y desarrollo de nuestra música.

Teofilito, Companioni, Varona, Manolo Gallo, y Rafael Rodríguez. Una pléyade de trovadores que marcaron tiempos de grandeza para la música espirituana, sin estridencias, saludándose cada noche en los vericuetos de esta ciudad, sin imaginar que lo que hacían por placer y algún dinero estaba destinado a trascenderlos.

De qué misteriosa manera pueden convivir tantas genialidades, sin hostilidad, cada cual con su manera personal de decir, Teofilito con su Pensamiento de aparente sencillez, Companioni con la ternura de Rosalba, Manolo Gallo con la nostalgia de Nenúfar y Rafael Rodríguez con la profunda filosofía de un mortal que ha descubierto que la vida es Invierno y Primavera.

Decenas de grandes canciones, clásicas.Verdaderas obras de arte, inamovibles. Como piedras a orillas del mar, las olas del tiempo batiéndolas para hacerlas resplandecientes.

Y entre ellas, en un altar propio, Pensamiento.

¿Cómo puede una canción calar tan hondo?

¿Cómo pueden la música y la poesía identificar a  un pueblo?

Estos son los misterios de la creación artística.

Y eso sucedió con Pensamiento de Teofilito.

Cuando aquella tarde –según dicen- tomó la guitarra,  y comenzó a tararear bajito, mientras inventaba acordes, no imaginaba siquiera que estaba entrando a la historia de la música cubana.

Cuando con la vista baja y lejos del murmullo, buscaba palabras que ir hilvanando con la música, Rafael Gómez Mayea, “Teofilito”, no podía soñar conque por lo siglos de los siglos, y hasta en idiomas para él desconocidos, millones de enamorados cantarían “Dile que pienso en ella, aunque no piense en mi”.

Un pensamiento en “…“Dile que pienso en ella”….

  1. Mil gracias Carlos, buen amigo, por este espacio lleno de tanta cultura bien nuestra. Un abrazo enorme desde Buenos Aires…
    Ivan Cepeda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s